Decide lo correcto para salvar tu empresa

En la actualidad hay muchas empresas que pasan por periodos de escasez en la producción, que no comercializan como antes y que notan que sus productos o servicios ya no interesan al mercado tanto como antes. Muchas piensan que, ante esta situación, nada se puede hacer, pero ese momento es justo el que necesitan para actuar y decidir lo correcto para salvar la empresa.

Si bien este es un periodo por la que ninguna empresa quisiera pasar como asesores de empresas podemos decir que muchas empresas le han sacado provecho a esta etapa y han encontrado la fórmula para, no sólo salir con éxito de su crisis, sino transformar de tal forma la empresa que termina siendo mucho  más fuerte y estable de lo que era antes.
Decidir lo correcto y tomar ciertas determinaciones puede ayudar a sacar adelante la empresa en época de crisis. Cuáles pueden ser, básicamente, esas decisiones correctas:

  1. – Ahorrar: Lo primero que se debe hacer es un listado de todos los gastos que se tienen y estudiar dónde podemos recortar, analizar si podemos comprar menos, si es posible cambiar de marca o renegociar con proveedores,  todo esto sin sacrificar la calidad del producto.
  1. – Diversificar el negocio: Se trata de crear nuevos modelos de negocio, ofrecer un bien o servicio adicional o complementario a lo que ofrecemos actualmente, cubrir una necesidad no satisfecha en nuestro mercado actual o en un mercado nuevo.  Para comenzar, por ejemplo, se puede ofrecer un servicio complementario que no implique una gran inversión pero que le de valor agregado al producto. Un pequeño cambio en el producto o servicio o un servicio adicional puede generar mayores niveles de compra por lo tanto mayores ingresos.
  1. Aumentar el nivel de ventas: Suena obvio y difícil a la vez, pero generalmente al entrar en crisis las empresas descuidan las ventas por vigilar los gastos. Para lograr esto, se puede dar más promoción a la empresa buscando fuentes que no representen grandes inversiones pero con las cuales podamos obtener los resultados deseados: crear una Página de Empresa en Facebook, invertir en publicidad offline y online, etc.

Asimismo, el departamento comercial (si lo tiene la empresa) deberá estudiar bien la cartera de clientes y decidir con quienes es importante seguir y con cuales ya no es favorable continuar la relación porque dan gastos y no reportan ventas.

  1. – Analizar nuevos mercados: En muchas ocasiones, internacionalizar la empresa es la clave para salvarla. Busca una buena empresa de asesoría que investigue los pasos que se han de seguir, puede dar ideas y ser la clave esencial para salvar la empresa.
  1. – Controlar la producción: En época de crisis para la empresa no se puede producir para mantener en inventario, por eso, hay que analizar a conciencia las proyecciones de ventas y producir sólo lo necesario. Esto ayudará no sólo a controlar los gastos, sino a mejorar la eficiencia de la empresa. Revisar los procesos de producción y adaptarlos al nuevo entorno de la empresa optimizará la productividad
  1. – Escuchar a los empleados: Un error muy común es tomar decisiones sin escuchar al equipo de trabajo. Los trabajadores de la empresa saben el día a día del negocio, conocen los factores que afectan los procesos y las acciones que se pueden tomar para mejorar, por eso, es importante reunirse con ellos y escuchar sus sugerencias sobre la situación.
  1. Conseguir nuevos recursos: Es decir, conseguir nuevas fuentes de financiación en caso de que sea necesario. Si es posible acceder a créditos bancarios esta es una solución, pero es posible probar con nuevas formas como ayudas del Gobierno o de organizaciones creadas para el apoyo a emprendedores y a empresas.
  1. Controlar los precios: Esto no quiere decir que se haya que bajar lo precios, sino fijar un precio adecuado según el mercado.
  1. Controlar el flujo de caja: Si bien es importante ahorrar y controlar los gastos, un punto vital es la recuperación de cartera, por eso es necesario crear una estrategia de cobro a los clientes. De como manejemos el cobro dependerán las compras futuras.

10.- Dejar de lado el pesimismo: La empresa puede que vaya mal ahora, pero no tiene por qué ir mal más adelante. Hay que trabajar duro, ser proactivo y dedicar a ello el tiempo que sea necesario porque, cuando la empresa salga adelante, será el mayor logro que se haya obtenido a nivel personal y corporativo.
Tener la actitud correcta, tomar decisiones en el tiempo adecuado, plantear estrategias y tomar decisiones de forma oportuna, ayudará a salvar la empresa. Actuar a tiempo antes de llegar a una situación peor y pedir ayuda a asesores de empresas hará que sea más rápido y victorioso el camino.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *